Descubriendo la ciudad de Ávila, un crisol de mística, patrimonio cultural, historia y folclor.

Desde que me mudé  a Madrid muchas veces me han sugerido de ir a visitar Ávila, pero un poco por pereza y un poco debido a compromisos de trabajo, nunca había considerado seriamente este viaje: hasta el 17 de junio de 2017. En aquella fecha finalmente me he decidido en visitar esta ciudad-fortaleza medieval y comprar un billete de y da y vuelta en el tren turístico "Teresa de Ávila" en el que durante el viaje se puede ver una obra teatral sobre los momentos más destacado dela vida de Santa Teresa de Ávila y se puede degustar una muestra de la famosas "yemas de Ávila". El tren turístico está disponible todos los sábados de junio a octubre. info aquí

Junto a los artistas de la obra de teatro en el tren Madrid - Ávila

La presentación de la complejidad y la belleza de la ciudad de Ávila no es fácil, así que voy a dejar que lean los párrafos introductorios del sitio de turismo de la ciudad.


"ÁVILA es la ciudad donde se encuentran el patrimonio, la historia y el arte, la gastronomía, la fiesta y la mística, la cultura y la naturaleza. ÁVILA es ciudad medieval, de las tres culturas, del Patrimonio Mundial, de la Red de Juderías. ÁVILA es ciudad actual, que se une a la modernidad, a la calidad turística, al confort y a la vanguardia, al turismo accesible y social.
Murallas, casas, palacios, templos, conventos, configuran el rico patrimonio artístico de la ciudad, fruto de un enriquecedor pasado histórico protagonizado por las culturas que en ella convivieron. Historia, arte, mística, tradiciones, gastronomía, naturaleza, se aúnan para ofrecer al visitante una enriquecedora estancia en Ávila.
La imagen de la ciudad medieval viene configurada por sus murallas, que en el caso de Ávila son mucho más que una representación simbólica, es el monumento que la explica y la configura.
En el siglo XVI la ciudad conoce su máximo esplendor, es la ciudad de la mística y de la espiritualidad, su mejor exponente es Teresa de Cepeda y Ahumada. Si hacemos un recorrido teresiano iremos del gótico al renacimiento, del manierismo al barroco a través de la vida y obra de nuestra Santa más universal.
Ávila es lugar de fiestas y tradiciones. La mayoría nacieron con un carácter religioso, pero en ellas no falta un matiz pagano. A lo estrictamente religioso se suman otras actividades lúdicas, arraigadas en los usos y costumbres de la ciudad.
El visitante que llega a Ávila deberá realizar su visita de forma pausada. A distintas horas del día, la luz irá variando y matizando las arquitecturas de la ciudad. Su recorrido puede seguir el trazado de una ruta temática, pero también puede ser desordenado, descubriendo en cada calle, en cada plaza, un edificio, una cornisa, una ventana, una historia, una leyenda, una tasca, cualquier cosa que le invitará a volver.
Desde esta ventana abierta al mundo le invitamos a conocer una ciudad distinta que no le dejará indiferente."

Después de esta suntuosa presentación, os dejo con las fotos de la visita.





Basílica de San Vicente









Muralla





La Catedral 










































 Teresa de Avila





Yemas de Avila



Iglesia de San Pedro








Convento de Santa Teresa








Palacio Caprotti





















































Plaza Mayor (mercado chico)
















Rio Adaja (afluente del Duero)






La Fraternità non è un principio, è uno stile di vita!
A presto, Diego

Nessun commento:

Posta un commento